Ronquidos y Apneas

El ronquido (ruido nasal o faríngeo durante la respiración del paciente dormido) y la apnea (pausa respiratoria considerable que afecta la oxigenación del paciente) pueden asociarse durante el sueño.

Si el paciente ronca sin apneas no suele pasar de un hecho anecdótico que solo afecte su vida social, sin afectar su salud. Aproximadamente el 15% de la población ronca. Cuando el ronquido es esporádico y no afecta la calidad de vida del paciente no es mandatorio realizar algún tratamiento.

Cuando a este ruido se agregan apneas, es importante consultar al otorrinolaringólogo para que este estudie y cuantifique los riesgos de estas pausas. Las apneas se producen por colapso de las paredes del tubo aerodigestivo superior (faringe, base de lengua, paladar) o por alteraciones anatómicas que produzcan obstrucción de la vía aérea superior ( desvío septal nasal, hipertrofia de cornetes, amígdalas grandes, etc).

ronquido2

ronquido1Habitualmente el acompañante nocturno es el que detecta la apnea y advierte al paciente sobre el hecho. Es difícil que el paciente se de cuenta de esto pero hay síntomas asociados que lo pueden hacer sospechar de la patología del sueño como por ejemplo:

-cansancio y somnolencia diurna

-boca seca y mal aliento matinal

-falta de concentración y rendimiento laboral

-mal carácter y disminución de la libido

-microdespertares nocturnos entre otros

El otorrinolaringólogo estudia la vía aérea superior para detectar los probables sitios anatómicos de obstrucción respiratoria, y confirma la presencia de apneas con un estudio del sueño (polisomnografia o poligrafía domiciliaria)

Si el paciente tiene un síndrome de apneas obstructivas del sueño (SAOS) confirmado, siempre es importante tratarlo. El SAOS no tratado es una enfermedad silenciosa que afecta en forma persistente órganos nobles como el sistema nervioso central y el aparato cardiovascular aparte de la calidad de vida del paciente.

El tratamiento es multidisciplinario. Trabajamos en equipo para solucionar todas las aristas de este problema. Los otorrinolaringólogos somos los cirujanos de la vía aérea superior, pero no todos los paciente son de resolución quirúrgica. Es importante la consulta con el neumólogo, medico clínico, nutricionista, etc.

Es importante cambiar hábitos contraproducentes (ingesta de alcohol, sedantes nocturnos) y llegar a un peso normal para su sexo y edad.

Los niños también pueden presentar apneas del sueño habitualmente por hipertrofia adenoamigdalina. En estos puede afectar no solo la respiración si no también el desarrollo del macizo craneofacial y su aprendizaje.

Sugerimos consultar oportunamente para poder encaminar la solución a este problema.